CHAPTER THREE AND FOUR

UNA RED PLANETARIA DE LUZ

By Ken Kalb

(Translated by Gilda and Guillermo Sanchez)

Justo en el momento del cambio de era y al final del milenio - cuando la civilización se encuentra en una encrucijada fundamental -- surge un sistema de información global capaz de conectarnos a todos en un instante. Al mismo tiempo, la humanidad se halla en un rápido despertar espiritual -- que ha sido descrito como una aceleración, una gran catarsis, un resucitar, un bautismo de consciencia. A la Tierra le ha crecido un cerebro, ha expandido su mente y está descubriendo su destino en una red planetaria de luz. Esta combinación enciende la lámpara de la ESPERANZA.

Durante treinta años, un Sacerdote Jesuita francés llamado Teilhard de Chardin escribió una serie de obras que fueron la inspiración de la hipótesis de James Lovelock, GAIA: El ecosistema global como un superorganismo viviente, cuyo todo es mucho más grande que la suma de sus partes. El imaginó una etapa de la evolución en la cual una compleja membrana de información alimentada por la consciencia humana envolvía nuestro planeta y lo cristalizaba hasta formar una "noosfera" (del griego noo, mente). Esta membrana del sistema nervioso global que es biológica, espiritual y tecnológica, en los humanos ha aumentado el número de neuronas y expandido su percepción espiritual, mientras que en la tecnología ha generado una electrónica avanzada, ha dado nacimiento a un sistema planetario de pensamiento, a una red global de autoconocimiento, a la retroalimentación instantánea y a la comunicación planetaria. De Chardin pinta este proceso como "un resplandor que se va extendiendo en ondulaciones hacia afuera a partir de la primera chispa de reflexión consciente; el punto de ignición se hace más grande y el fuego se extiende en círculos cada vez más amplios, hasta que finalmente todo el planeta se cubre con esta incandescencia". La humanidad se dirige hacia un "Punto Omega", una fascinante convergencia en donde la fusión espiritual y tecnológica de la Tierra y los humanos está dando nacimiento a una consciencia vibrante que nos conduce a un nuevo estado de paz, de pasión y de unión planetaria.

De Chardin, aunque vivió antes de Internet, sin duda imaginó el ciberespacio como el componente tecnológico de la membrana: un vasto sistema nervioso electrónico que rodea la Tierra mediante una constelación de conexiones de líneas telefónicas, satélites y circuitos de computadora que se funden en "la unidad viviente hecha de un solo tejido", de pensamientos colectivos. O como lo resumió John Perry Barlow: "El punto de toda evolución hasta esta etapa es la creación de un organismo colectivo de Mentes". Pero De Chardin ferviente y astutamente insistió: "no se trata solamente de unir nuestras inteligencias o nuestros cuerpos, lo que tenemos que unir son nuestros corazones. La humanidad está construyendo su cerebro compuesto ante nuestros ojos, [ ha de crear ] su Corazón - sin el cual no puede alcanzarse la integridad definitiva de su poder de unificación".

Ahora estamos dando lugar a que evolucione una nueva percepción de la Tierra, como entidad consciente unificada con sus residentes humanos, en un despertar en sincronía y sinergia. Estamos haciendo la transición de experimentar a la Tierra como una biosfera física, a conocerla como una noosfera - un organismo milagroso con una mente y un corazón, al igual que con un cuerpo. En esta etapa en la evolución de la consciencia, una humanidad despierta se está fusionando a través de su capacidad de interconexión espiritual y tecnológica, como un nuevo órgano de la Tierra de consciencia espontánea.

Como parte vital de nuestra Tierra viva y consciente, en la esencia misma de nuestra humanidad, reconocemos el Gran Espíritu de unidad y amor que yace en el corazón de prácticamente todas las tradiciones espirituales. Así, más allá de los distintos dogmas o de las diversas creencias, lo que todos compartimos cuando hacemos nuestras ideas a un lado y nos unimos en meditación u oración es este mismo Gran Espíritu que irradia desde la fuente de nuestra existencia en el centro de nuestro corazones. Aquí nos fundimos en Uno Solo, en corazón, mente y espíritu, como la consciencia vital y transformadora del todo.

La "Innernet" (red interior): los pensamientos tienen alas

Así como siete océanos conectan a todas las tierras de nuestro planeta, o el cielo enlaza a todas las regiones de la Tierra, así también nosotros estamos conectados a través del medio de ondas de pensamiento. En el plano interior, todos estamos sutilmente conectados a través de energía en la "Innernet". Debido a que esta energía es invisible, muchas personas no entienden ni aceptan este concepto. Otros, incluyéndome a mi, sabemos cuan poderosa es nuestra realidad interna en la creación de nuestras circunstancias externas. Aunque operan en un nivel más sutil, las ondas de pensamiento se transmiten conforme a los mismos principios científicos que soportan la transmisión del sonido o la luz que mueven a los teléfonos, Internet, radios, televisiones, satélites y otras altas tecnologías. El pensamiento es vibración. En su fuente, todos los seres emanan de la fuente de luz más alta y transparente del universo, la mayoría de las personas hablamos de esta fuente como de Dios o de Espíritu. En el silencio y en la claridad, aquí todos podemos unirnos en una red planetaria de luz.

El proyecto LightShift 2001 - LuzNueva 2001 está mezclando estas dos fuerzas, la espiritual y la tecnológica, en proceso de evolución natural, para un propósito más noble y elevado: elevar el campo unificado de la consciencia colectiva de la humanidad. Usando Internet y otras tecnologías convencionales avanzadas para organizar, sincronizar y unificar la belleza, la pasión y el poder ilimitados del espíritu humano, nos proponemos reunir una masa crítica de hombres en la "Innernet" para ayudar a crear el punto mental ideal para que el curso de la civilización humana dé un giro de 180 grados.

Al igual que los círculos interconectados del logo de LightShift - LuzNueva, una clave para la familia global entera será que desechemos las pequeñas diferencias y unamos nuestras manos en el bello espíritu del amor universal. Hoy debemos vivir vidas más grandes que antes. Deben caer muchos muros divisorios y dogmáticos que obstruyen el fluir natural del espíritu.

Otra clave es que las distintas personas y grupos inspirados que están trabajando en proyectos de transformación para un futuro renovable, sostenible y más brillante encuentren puntos de conexión que permitan amalgamar y enfocar la energía que los ha inspirado en hazañas unificadas. Tenemos la necesidad, así como las herramientas, los recursos, el poder y la pasión. Ahora, debemos unir todo y alinearlo conforme al amor universal y a una visión iluminada.

El reto del nuevo milenio será que nos unamos, que abramos nuestro corazón milagroso, que abracemos la unidad de la familia humana, y que con valentía respondamos a las verdaderas necesidades de la colectividad con belleza e inspiración.

Una nueva y fulgurante esperanza ilumina el mañana. En "La Tierra en Equilibrio", inspirado por De Chardin Al Gore escribió, "armados con tal fe que nos parezca posible resantificar la Tierra, identificarla como la creación de Dios, y asumir nuestra responsabilidad de protegerla y defenderla".

Y por primerísima vez en la historia del hombre, la familia humana entera está uniendo sus corazones en una serie de momentos resplandecientes de sintonía colectiva, cambiando para siempre el sentido interior y la visión que tenemos de los demás -- ya no extranjeros desconectados y diferentes llegados de distantes tradiciones o tierras lejanas - sino verdaderos hermanos y hermanas, con un propósito común en un Circulo de Vida universal: Una Red Planetaria de Luz.

"Algún día, después de que hayamos dominado los vientos, las olas, las mareas y la gravedad, aprovecharemos para Dios las energías del amor. Entonces, por segunda vez en la historia del mundo, habremos descubierto el fuego".

- Pierre Teilhard de Chardin (1881 - 1955).

La bendición

Este brillante Espíritu

Esencia de lo que compartimos

Que rebosa semillas de una nueva consciencia

Esta vida que todos desafiamos

Desde el magma fundido de la fuerza pura de la vida

Ha despertado la llama vibrante de un arco iris

Y ha abierto nuestros corazones y mentes

A nuevas dimensiones cada vez más brillantes de amor y de luz

Somos la mecha. . .

Estallidos de estrellas en espiral en una Súper Nova

Radiantes

A perpetuidad interligados

Por la cuerda incandescente de un espíritu Santo

Respiramos esta sonrisa de Dios y

Sentimos el OM eterno de los Cielos . . . Ommmmm

Vayamos pues al Más Allá . . .

Encendiendo brillantes senderos hacia lo desconocido

Explorando nuestra vasta luminosidad

Más allá de la mente . . . más allá de la forma

Hacia chispas incandescentes de brillante divinidad

Danzando en éxtasis y sumisión

Con la Madre Tierra a través de los ciclos de vida

Tejiendo el tapiz sagrado

De corazón y alma infinitos. . .

Somos un arco iris mágico. . .

Una unidad sinergística

Que cabalga en la cresta

De la ola del destino.

Somos. . .

Todo el amor en el Universo

Somos. . . Seremos ... y Podemos ... Ser la Voluntad de Dios

Que podamos servir a esta luz dentro de nosotros

Y esparcir nuestro dorado rayo de sol

A lo largo de estas sagradas tierras, para siempre

Hasta la Eternidad

El efecto Maharishi

Todas las formas de meditación son sendas hacia la gran fuente de amor y luz que se halla en el centro de nuestro ser, como lo son muchos otros caminos. Como dice el dicho: "una luz, muchos senderos", hay muchas puertas para llegar a lo divino, y muchos métodos efectivos de meditación. Aunque resultaría difícil determinar cuál es la mejor forma de meditación, la técnica de Meditación Trascendental del Maharishi Mahesh Yogi sin duda es la que ha reunido mayor documentación científica sobre su eficacia. Mientras que este vasto compendio de investigación se hizo específicamente para este método en particular, muchas personas consideran que los mismos beneficios pueden aplicarse a todas las formas de meditación.

El Dr. David Orme-Johnson, Decano de Investigación de la Universidad Maharishi de Administración ha compilado y editado un amplio y gran archivo de investigación científica sobre los beneficios de la técnica de Meditación Trascendental - el mayor compendio de pruebas que hay en el mundo sobre un programa para desarrollar el potencial humano. Se han publicado más de 500 estudios científicos escritos en 200 universidades e instituciones independientes en 33 países en más de 100 de los principales periódicos científicos. Todas las conclusiones demuestran científicamente que la meditación beneficia prácticamente a todas las áreas de la vida.

Esta investigación global comprueba la efectividad de la Meditación Trascendental para todos los grupos culturales y étnicos, todos los niveles socioeconómicos y todos los rangos intelectuales. Y lo más importante es que redunda en beneficios para cualquier grupo de edad — por ejemplo, los hijos de padres que meditan son más alertos y los ancianos que meditan tienen mejor salud, son más felices y más longevos.

Cientos de estudios también han encontrado que la reducción de la tensión en los que meditan crea una poderosa influencia de armonía en la energía del medio ambiente en general. Los científicos han denominado este fenómeno como el Efecto Maharishi -- han encontrado que cuando solo 1% de la población está meditando, la calidad global de la vida mejora para todos. Esto ha sido demostrado, medido científicamente y documentado por una reducción de los síntomas de tensión social tales como la delincuencia, accidentes de tráfico, y enfermedades, así como en una reducción de los conflictos políticos y una mejoría en las relaciones internacionales. Se ha demostrado que la meditación sincronizada en grupo ¡es la tecnología más poderosa y efectiva para lograr la Paz Mundial!

Meditación y paz mundial

El Maharishi afirma que la única y la más poderosa influencia ecológica es un campo unificado omnipresente del consciente colectivo -- la influencia colectiva de la consciencia de los individuos que forman una sociedad. Los individuos en tensión generan una atmósfera de aflicción en el consciente colectivo, que influye en el pensamiento y en las acciones de todos. Este es el mismo campo unificado recientemente descubierto por Einstein y por la física cuántica. El Maharishi sostiene que el comportamiento criminal, el abuso de drogas, el conflicto armado y otras características de la tensión social no son únicamente un problema del individuo que la sufre. Mas bien, su raíz es esa aflicción en el campo unificado de la consciencia colectiva.

El Maharishi concluye que la única forma práctica de sanar los problemas de gran escala es enfocarlos de una manera holística, es decir, como un todo -- creando una coherencia en la consciencia colectiva. Al citar el principio general de la ciencia, de que los elementos coherentes de un sistema ejercen una influencia directamente proporcional al cuadrado de su número, el Maharishi ha estimado que bastaría con que el 1% de la población practicara la meditación para crear una influencia de coherencia en el consciente colectivo capaz de neutralizar las tensiones que son la raíz de los problemas sociales.

Desde 1979, varias investigaciones publicadas concluyen que cuando un grupo de meditadores situados en cualquier parte del mundo es lo suficientemente grande, es decir, cercano a la raíz cuadrada del 1% de la población mundial (7,700): ¡las relaciones internacionales mejoran y disminuyen los conflictos regionales en todo el mundo!; hay menos muertes violentas por homicidio, suicidio y accidentes mortales de tráfico; se reduce el desempleo y la inflación; y se da una mejoría general en la calidad de vida.

Este extenso conjunto de investigaciones concluye que el único medio viable para reducir y, con el tiempo, eliminar los problemas sempiternos de la sociedad y crear una paz mundial, es el enfoque sistémico de crear coherencia y vivificar el campo unificado del consciente colectivo. Esta es precisamente la intención y el propósito del proyecto LightShift 2001 (LuzNueva 2001): Crear una sistema cuántico de Paz Mundial del cual todos podamos ser una parte vital.

La investigación Maharishi también documenta los enormes beneficios físicos y mentales de la meditación.

Beneficios físicos

Extensos estudios sobre seguros de gastos médicos han demostrado que los que hacen Meditación Trascendental, en todos los grupos de edad muestran una reducción del 50% en cuidados médicos, tanto los pacientes internos como los externos. La hospitalización es un 87% menor en casos de enfermedades del corazón y un 55% más bajo en casos de cáncer. .Lo más notable es que los meditadores de más de 40 años tienen como un 70% menos de problemas médicos que otros en su grupo de edad, y las personas entre 50 y 60 años tiene una edad biológica doce años menor que su edad cronológica.

Beneficios mentales

Numerosos estudios han encontrado que la práctica de la Meditación Trascendental aumenta la comprensión y mejora la habilidad para enfocar, que es el mejor medio para reducir la ansiedad, la depresión y la ira. La consciencia transcendental, la experiencia de nuestro Ser más elevado, se convierte en un marco de referencia interno estable, que nos da un sentido inquebrantable del ser. Hay un incremento en creatividad, mismo que puede medirse con pruebas de fluidez tanto verbal como pictórica, de flexibilidad y originalidad; la percepción se torna más precisa y se reduce la influencia de ideas preconcebidas u erróneas; mejoran los procesos básicos de la memoria. En un semestre, los escolares que practican la Meditación Trascendental incrementan considerablemente su capacidad para las matemáticas, la lectura, el lenguaje y el estudio. En estudios a estudiantes de niveles primaria, secundaria, universidad y en edad adulta se ha encontrado un señalado incremento en su IQ en comparación con personas que no meditan.

Como resume el Dr. Orme-Johnson, "la meditación no tiene paralelo en cuanto a capacidad para desarrollar el potencial único y completo del individuo, y hace a la persona más autosuficiente, espontánea y productiva, más capaz de hacer frente a los retos y de desarrollar relaciones interpersonales cálidas".

Sumergirnos diariamente en el sagrado espacio del silencio interior nos da acceso a un baúl de tesoros de dimensiones internas y a una fuente eterna de regeneración desde la fuente de la creación.

Masa crítica

Hay mucho más sobre el poder de la meditación. Relatos de lamas tibetanos en los Himalayas que derretían la nieve para conservar su calor:; la levitación, doblar cucharas y otras hazañas paranormales son cada día más comunes; asimismo, la capacidad para enfocar la mente resulta impresionante. Por lo pronto, se han determinado cuatro beneficios primordiales:

  • La meditación nos ayuda a enfocar y mejora la calidad de nuestra consciencia.
  • Una consciencia enfocada mejora nuestra calidad de vida.
  • La meditación y la meditación en grupo aumentan la resonancia del campo unificado del consciente colectivo.
  • Un campo unificado más armonioso reduce la tensión social y realza positivamente la calidad de vida. La familia que ora unida, se mantiene unida.

El concepto de masa crítica fue popularizado por un estudio en ciencias sociales conocido como el fenómeno de El Centésimo Mono, cuyo autor es Ken Keyes Jr.. y que comparto con ustedes en caso de que no estén familiarizados con él.

El mono número cien: una historia de cambio social

El mono japonés, Macaca fuscata, andaba libre en la naturaleza por más de 30 años. En 1952, en la isla de Koshima, unos científicos empezaron a darle a los monos unos camotes (ipomoea batatas) que les echaban en la arena. A los monos les gustaba el sabor del camote, pero no la arena. Una hembra de 18 meses llamada Imo resolvió el problema lavando los camotes en un arroyo cercano. Después le enseñó el truco a su mamá. Sus compañeros de juego aprendieron a hacerlo y también lo enseñaron a sus madres.

Poco a poco, ante los ojos de los científicos, varios monos fueron aprendiendo esta innovación cultural. Entre 1952 y 1958 todos los monos jóvenes habían aprendido a lavar los camotes con arena para hacerlos más sabrosos. Los adultos que imitaron a sus hijos aprendieron esta mejora social, pero otros adultos seguían comiéndose los camotes sucios.

Entonces sucedió algo sorprendente. En el verano de 1958, un determinado número de monos en Koshima ya lavaban los camotes -- se desconoce el número exacto. Supongamos que al salir el sol una mañana había 99 monos en la Isla Koshima que habían aprendido a lavar sus camotes. Supongamos también que un poco después, esa misma mañana, el mono número cien aprendió a lavar los camotes.

¡Y ENTONCES SUCEDIO! Esa misma tarde casi toda la tribu lavaba los camotes antes de comérselos. La energía adicional del mono número cien de algún modo había generado ese avance ideológico.

Sin embargo, cabe hacer notar lo siguiente: una cosa sorprendente que observaron estos científicos fue que el hábito de lavar los camotes entonces saltó y atravesó el mar. Las colonias de monos que había en otras islas y la manada del continente en Takasakiyama empezó a lavar sus camotes. Por lo tanto, cuando un determinado número crítico logra la consciencia, esta nueva consciencia se puede comunicar de una mente a otra. Si bien el número exacto puede variar, el fenómeno del Mono Número Cien significa que cuando apenas un número limitado de personas conoce una nueva forma, solo es propiedad consciente de esas personas.

Pero hay un punto en el cual cuando una sola persona más sintoniza esta nueva consciencia, el campo se refuerza de tal manera que esta consciencia la adquieren casi todos.

El número mágico

Hay un gran debate sobre cuál es el número mágico de catalizadores humanos que constituyen el número cuántico para alcanzar la masa crítica que dispare una explosión de consciencia global, capaz de transformar a toda la humanidad. Hay diferentes longitudes de onda en lo referente a esta cuestión. La más popular es que la masa crítica es la décima parte del uno por ciento de la población mundial de 6 mil millones, es decir, 6 millones. Otra escuela considera que se requerirá el uno por ciento, es decir, 60 millones. La fórmula Maharishi calcula el número mágico tomando como base un principio científico, la raíz cuadrada de la población mundial, es decir 7,700. Osho Rajneesh dijo, "si pudiéramos crear 10,000 budas, sería suficiente para salvar a la humanidad". Lo que sí es seguro es que mientras más, mejor. Por esto te invitamos a unirte a LightShift (NuevaLuz): porque es posible que tú seas precisamente el "humano número cien".

La Princesa Diana y el campo unificado

Una considerable porción de la consciencia humana se unificó en el luto por la amada Princesa Diana, "una resplandeciente luz en la Tierra, una brillante estrella en el cielo". Se trató de un magnífico derroche del espectro entero de la emoción humana: una mezcla de todas las formas de amor, desde la pompa y la pasión, hasta la tristeza profunda.

Sin embargo, es triste que se requiera una tragedia para reunir a toda la familia humana. ¿Acaso no sería maravilloso poder reunirla mirando hacia el futuro y con una buena intención de amor radiante y no de dolor: actuar en vez de reaccionar, celebrar en vez de estar de luto? Como dijo una vez Mahatma Ghandhi, "la oración desde el corazón puede lograr lo que nada más logra en este mundo". Un campo unificado de consciencia, posiblemente una masa crítica, se reunió durante el funeral de la Princesa Diana. No obstante, fue la reacción a una catástrofe lo que logró reunir a la comunidad humana en la tristeza (como fue el caso con las muertes de John Kennedy, Robert Kennedy, Martin Luther King, John Lennon). La esperanza y el deseo que tenemos en LightShift (LuzNueva) es revertir esta tendencia: Reunamos a la familia humana en un brillante espíritu y con una intención grandiosa -- porque juntos, podemos co-crear milagros. Creo que la Princesa Diana y la Madre Teresa desde arriba nos sonríen, nos bendicen y nos ayudan a organizar este milagro del milenio.

Los Rolling Stones, Santana y Oprah

Me siento maravillado y honrado de formar parte de las series de meditaciones de LightShift (LuzNueva), y puedo dar testimonio del júbilo que siento todos los días y todos los meses al Medio Día durante estos momentos luminosos de sintonía colectiva. Y así como la onda resplandeciente de luz se va construyendo todos los días hasta alcanzar la masa crítica, siento inmensos deseos de convertirme en una célula radiante del cuerpo luminoso de la humanidad, que surgirá en luz pura en números cuánticos durante las meditaciones en la víspera del Año Nuevo para encender la luz espiritual del mundo.

Sin embargo, se realizan también muchos eventos musicales que ya reúnen a grandes cantidades de personas y que también unifican la consciencia a través del medio del sonido y del espíritu, y que podrían impulsar aún más el campo unificado con una resonancia una octava más alta. ¡Imaginen por ejemplo que en un concierto de los Rolling Stones, Mick Jagger condujera unos cuantos minutos de meditación en silencio o de meditación sonora con el estadio de los Dodgers totalmente lleno! ¿No sería fuera de este mundo? Solo lo menciono como un reto para todos aquellos que pueden hacerlo y que les interesa el futuro de la humanidad. Yo espero que un grupo como Santana se encienda con esta magnífica onda del espíritu. ¿Y que tal si las nuevas cadenas de televisión como Oasis o Millennium dedicaran unas horas a la sintonización colectiva, al mismo tiempo que los eventos de LightShift (LuzNueva)? ¿O si la maravillosa y carismática Oprah se uniera al evento? Se ha demostrado que la meditación y la oración en grupo obran maravillas. Los invitamos a todos a unirse en el puro espíritu de amor para ayudar a elevar el campo unificado. Ha llegado la hora de convertirnos en una resplandeciente chispa de LightShift (LuzNueva).

"Come on people now, Smile on your Brother, Everybody get Together; Try and Love one another right Now." (Anímense todos. Sonrían a su Hermano. Todos unidos. Amémonos unos a otros, Ya).
- The Youngbloods


[LightShift 2000 Home Page | Return to Spanish Translations | LightShift 2000 - The Book]